martes, 6 de agosto de 2013

Cómo se urdió la trampa entre las eléctricas y el gobierno.

Analizamos los hechos. Los últimos años de la crisis, con una demanda muy baja, las eléctricas se han quejado de que en invierno, la alta penetración de la eólica ha provocado que el precio de la energía bajara.
Para compensar esa bajada, generalmente cerraban el grifo de la hidroeléctrica y provocaban la entrada del gas para subir ese precio de la energía en el pool.
El bajo precio de la energía no influía en el  déficit tarifario ya que la eólica iba a pool y cobraba la prima adicional. En cambio, el tener la hidroeléctrica parada SÍ que influía en el déficit de tarifa.
Este año ha sido distinto. El invierno empezó con una parada técnica de Garoña (disfrazada de cierre definitivo) para que la energía de esa central se substituyera por gas y aumentar el precio de la energía, pero la climatología creó unas condiciones excepcionales, con una pluviometría muy alta y con una penetración de la eólica, en un año de caída de la demanda eléctrica también muy alta.
Y el gobierno se lo puso a huevo a las eléctricas (o más bien, con su convivencia, creó la trampa). Incomprensiblemente, un año de baja demanda y con un invierno de pluviometría excepcional, saca el Real Decreto Ley 2/2013 mediante el cual obliga a toda la eólica a dejar el pool y trabajar a tarifa.
La respuesta de las eléctricas no se deja esperar y se ponen a turbinar agua, y al contrario de lo que han hecho estos años, que tenían a la hidroeléctrica parada para subir el precio del pool, al turbinar agua, con las nucleares y el carbón, dejan el precio de la energía por los suelos, hasta 18 €/MW·h.
Y como las eólicas no actúan a pool más prima, como hacen tradicionalmente, sino a tarifa, nos encontramos que reciben una compensación excepcionalmente alta, disparando el déficit de tarifa en apenas 3 meses.
Y cuando el gobierno pare el RDL 9/2013, el decreto de la reforma eléctrica, justifica la eliminación de las primas a las renovables por el bajo precio del pool este invierno, comentando que la culpa la tienen la eólica y la hidroeléctrica, y aunque se le cuela (esto está escrito en el Real Decreto Ley) que ha sido un año excepcional por la alta pluviometría junto con la alta penetración de la eólica y la baja demanda, se le olvida decir que la culpa del disparo del déficit ha sido el RDL 2/2013, del 1 de febrero, que en una época de previsible alta penetración eólica y en un año de excepcional pluviosidad, publicó "desafortunadamente" el gobierno.
¿Conclusión? No tenemos ninguna duda de que se ha tratado de una trampa urdida entre el gobierno y las eléctricas. Lo que pasa es que no hay cojones en la justicia española de investigar ésto. La fiscalía no lo va a hacer, y no quedan jueces que se atrevan ya a morder la mano que les da de comer.
Y en Europa ya miran hacia otro lado. España es considerada ya un caso perdido. Cómo decíamos el otro día, España vuelve a los 50. Y a Europa, mientras no moleste, ya se la trae al pairo.

Entrada extraída de la Asociación de Txikiteros Indignados.
www.txikiterosindignados.blogspot.com.es

2 comentarios:

  1. Estimado Compañero:

    El artículo ha sido publicado por la Asociación de Txikiteros Indignados, en la dirección
    http://txikiterosindignados.blogspot.com.es/2013/07/como-se-urdio-la-trampa-entre-las.html
    Nosotros no nos oponemos a que nuestros artículos tengan la mayor difusión posible, pero siempre pedimos que se cite la fuente de donde se ha obtenido el artículo.
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente tienes razón, os pido perdón.
    Aunque siempre intento poner las fuentes, esta vez se me ha escapado.
    Inmediatamente queda subsanado.
    Te mando un saludo.

    ResponderEliminar