martes, 16 de julio de 2013

¡Qué listillos los contadores inteligentes!

Ana MarcoViernes
A veces parece que hay un clamor, o al menos un ruido de fondo constante, para que las distribuidoras eléctricas, encargadas de la medida, instalen de una vez los contadores llamados "inteligentes". Dicen que permitirán al usuario gestionar sus consumos y ahorrar un montón de dinero pero hasta el momento las unicas "ventajas" que se le ven son las siguientes:
1. Los precios de alquiler se han incrementado notablemente
2. Muchos usuarios no tienen acceso a la medida comprobando su contador directamente como hacían hasta ahora, porque lo que aparece en el display no se sabe bien qué es y sólo está al alcance de los aparatitos para medir que tienen las contratas de lectores de las distribuidoras eléctricas.
3. Aquellos voluntariosos que, aún conscientes de regalar energía al sistema eléctrico, han instalado placas fotovoltaicas o cualquier otro sistema de producción renovable para autoconsumo sin acogerse al sistema de primas, comprueban con estupor que no solamente regalan su energía excedente al sistema eléctrico sino que los "inteligentes" contadores registran todo lo que pasa por ellos, sin importar si entra o sale, y lo consideran consumo por lo que ya no se solo se regala sino que se paga por ella como si la hubiera producido una nuclear cualquiera y la hubiera puesto la eléctrica en la puerta de nuestra casa.
4. A los clientes de mayor envergadura,  se les ofrece como servicio de pago los datos que aporta su propio contador (propio porque o bien lo ha comprado el mismo o lo tiene en alquiler), por lo que debería disfrutar de sus prestaciones sin costo.

Así que no consigo entender porqué desde algunos foros se pide la instalación urgente de estos contadores sin haber definido primero cuáles son las prestaciones para el consumidor. Por el momento no hacen sino perjudicar a todos menos a unos. ¿Adivinan a quién?
Aunque hasta ahora el oligopolio eléctrico ha conseguido:
-que no se cuestione el deficit de tarifa
-que les paguemos la disponibilidad de centrales de ciclo combinado completamente innecesarias
-que se pague el kWh de nuclear a precio de jamón serrano (por eso se niegan a jubilarlas por viejas que estén)
-que el agua de las grandes hidroelectricas les salga gratis
-que financiemos el uso de carbón en sus antiguas térmicas
-que no se monte una sola renovable mas si no es suya
-que no salga adelante el autoconsumo.....
Con todo, son conscientes de que eso son migajas  residuales y que la estrategia a futuro para seguir ejerciendo su dominio está en el control de las redes eléctricas que pagamos entre todos. Por eso, a la chita callando, van tejiendo una telaraña que nos envuelva, por nuestro bien claro. Y la punta de lanza son los famosos "contadores inteligentes".
Las ventajas para el usuario que atribuyen a los contadores "inteligentes" se obtienen perfectamente con dispositivos muy baratos que están en el mercado y uno puede montar en su casa sin que haga falta pagar a la eléctrica. Así que, si los nuevos contadores son útiles para mejorar la gestion de la red, son los beneficiarios de la mejora los que deben financiarlos en vez de aprovecharse de los beneficios y cargar los costes a nuestros bolsillos.
Quizá los usuarios deberían tomar alguna iniciativa al respecto: primero informarse (por ejemplo en la documentadísima web del ingeniero sevillano Antonio Moreno Alfaro y, quien tenga dudas sobre el correcto funcionamiento de su contador, presentar una reclamación en el Servicio de Industria de su Comunidad Autonoma, que es la que tiene las competencias sobre la medida.
Y como, ante estas cosas, es bueno reir por no llorar, recordar a ese ingenioso abonado canario cuya carta circuló por internet para delicia de todos provocando la reacción del Ministerio de Industria, que frenó, al menos en ese momento, uno más de los abusos que cotidianamente tenemos que soportar los ciudadanos por parte de las empresas que deberían darnos servicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario