viernes, 29 de noviembre de 2013

CRÓNICA DE UNA DISMINUCIÓN DE LA POTENCIA CONTRATADA

Autor: Abraham
Con las nuevas tarifas, elegir adecuadamente la potencia contratada en el suministro eléctrico es más importante que nunca. Si estás pensando en reducir la potencia contratada, tal vez te interese mi experiencia: desde cómo saber si puedes bajarla hasta todos los trámites y resultados.
Esta es la historia de cómo lo hice, descubre conmigo si al final mereció la pena tanto jaleo.
bajar potencia contratada

ELIGIENDO LA POTENCIA CONTRATADA INICIAL

Cuando fui a darme de alta por primera vez en el suministro eléctrico, no tenía mucha idea de cuánta potencia necesitaría. Por eso busqué un poco por internet y encontré esta calculadora de Iberdrola. Tengo muy pocos aparatos eléctricos: frigorífico, lavadora, aspiradora, pc, tele, ventiladores, plancha y un termoventilador. Nada de aire acondicionado, ni termos, ni hornos, ni vitros. A pesar de todo, la calculadora me decía que la potencia recomendada era de 4,6 kW. Lo veía un poco alto, pero como había poca diferencia de precio no le presté más atención.

NUEVAS TARIFAS: REPLANTEAMIENTO

Gracias a la entrada en Nergiza en la que se hablaba del cambio en las tarifasque afectaba al término de potencia, me replanteé si de verdad necesitaba tanta potencia. Quiero decir, que no usamos todos los aparatos a la vez, y si no puedo usar la plancha y la estufa al mismo tiempo tampoco me voy a morir. La mayor duda la tenía con la lavadora, que tiene de potencia máxima 2.100 W. Me hubiera venido bien algún cacharro para medir el consumo y salir de dudas. Pero simplemente razoné que si la aspiradora consume 450 W, el motor eléctrico de la lavadora no podía gastar tanto y que el resto sería para calentar agua, cosa que en Málaga es del todo innecesaria.
consumo lavadora 245x300

EL BONO SOCIAL

Estudiando las nuevas tarifas, me informé mejor del bono social. Es una tarifa especial que se aplica a personas con problemas para pagar, como jubilados, familias numerosas y desempleados. Para todos esos casos es necesario demostrar la situación ante la compañía distribuidora, rellenando un formulario y presentando documentación. Con la tarifa del bono social el precio del kWh es más económico, ya que se respetan sin cambio los precios desde 2009. Además, y esta es la parte que me interesaba a mí, también tienen derecho al bono social los clientes que contraten una potencia inferior a 3kW, sin necesidad de aportar ninguna documentación.
El bono social, que se empezó a aplicar en 2009, iba a finalizar en julio de 2013, pero se ha prorrogado, posiblemente hasta la entrada en vigor de la reforma energética. Tras la reforma, se mantendrá la TUR sólo para los usuarios que tengan derecho actualmente al bono social y declaren ingresos por debajo del salario mínino. A los demás nos pasarán al mercado libre.

REDUCIENDO LA POTENCIA CONTRATADA

Al final me decidí y llamé a Endesa, mi empresa suministradora, para solicitar la reducción de potencia a 2,3 kW. Después del intento por parte de la operadora de cambiarme de tarifa regulada a libre y de colocarme no sé qué seguro, logré que me tramitaran el cambio de potencia sin cambiar las tarifas.
A las dos semanas llegó un técnico por el edificio que en poco tiempo me informó de que ya había realizado el cambio. Me advirtió también de que si volvía a aumentar la potencia tendría que instalar un aparato nuevo, por algún cambio en la normativa.

LAS NUEVAS TARIFAS

Aquí muestro las dos últimas facturas. No debemos fijarnos en los totales, ya que la primera factura es de 12 días, mientras que la segunda es de 46, así que mejor las voy desglosando para que se entienda.

fact1 300x146Clic en la imagen para ampliar
En la primera se puede ver el cobro de 9,04 € (10,94 € con IVA) en concepto “Dchos contratac distribuidora”, que es lo que ha cobrado Endesa por bajar la potencia contratada. La potencia contratada era 4,6 kW y el consumo 55 kWh en 12 días. El total de la factura es 26,83 € con IVA.

fact2 300x148Clic en la imagen para ampliar
En la segunda factura se puede comprobar que la potencia contratada es ya de 2,3 kW, con un consumo de 163 kWh en 46 días, y que se aplica un descuento en concepto de bono social de algo más de 12 €. El total es 24,81 € con IVA.

¿HA MERECIDO LA PENA BAJAR LA POTENCIA CONTRATADA?

Esta segunda factura, de no haber hecho el cambio, sería de 54,13€ en vez de 24,81€. Esto son 29,32 € más que lo que he pagado, lo que vienen a ser unos 19 € de ahorro al mes. Tan sólo en el primer mes ya he amortizado lo que costó el cambio. La lástima es que el bono social no me va a durar mucho, por el cambio de ley. Aún así, aunque sólo sea por el término de potencia, ahorraré 8 € al mes. Habrá que volver a estudiarlo cuando tengamos tarifas de mercado libre.
En cuanto a que salte el ICP, todavía no me ha ocurrido. Los primeros días tenía la precaución de no poner algunos aparatos a la vez. Ahora ni me fijo. Tal vez cuando haga más frío y necesite calefacción tenga que apagar la estufa para poner la lavadora. Pero si eso ocurriera, lo tengo claro: me aguanto o pongo una estufa de butano.
fuente: http://nergiza.com/cronica-de-una-disminucion-de-la-potencia-contratada/

No hay comentarios:

Publicar un comentario