martes, 11 de febrero de 2014

Las peticiones de los usuarios a las eléctricas para reducir la potencia contratada no rebajarán el recibo de la luz

Las peticiones de los usuarios a las eléctricas para reducir la potencia contratada no rebajarán el recibo de la luz
El incremento del 18% de los peajes deja sin efecto los beneficios de modificar el contrato.
Nueva vuelta de tuerca a los bolsillos de los consumidores. El viernes el Gobierno aprobó otra subida de los peajes de la luz de un 18%, lo que dejará en papel mojado el ahorro que hayan hecho los ciudadanos que bajaran la potencia contratada con sus compañías para reducir la factura.
Continúa la reforma del sector energético a parches. Pese a que en diciembre se aprobó en el Congreso un texto de reforma del sector, casi cada semana el Consejo de Ministros lleva alguna modificación más de Industria. La última ha sido la de subir de nuevo las tarifas de la parte fija de la tarifa un 18% y bajar un 6,5% lo que cuesta el consumo.
Sin embargo, la realidad de este movimiento es que pagará más quién menos consuma. Porque aumenta el peso en el recibo de la parte que no es consumo, hasta el 43% según los expertos, por lo que cenar con la luz apagada o no encender la televisión ya servirá de poco. Aumentará también el recibo de las viviendas vacías o de segunda residencia pese a que apenas consumen electricidad.
Además, la medida aprobada este viernes tiene otro efecto importante. Como ya publicó este diario, tras la subida de los peajes que ya realizó Industria en octubre, que elevó el precio de 21,8 euros el kilowatio a 35,64 euros, las eléctricas recibieron una oleada de peticiones para bajar la potencia contratada como fórmula para bajar el recibo de la luz.
Menos potencia
En efecto, muchas pequeñas empresas y clientes decidieron bajar su potencia contratada. Así, la única manera de reducir la factura de la luz era cambiar la potencia de 4,6 kw/h a 3,3 kw/h. De esta manera, la subida que tendría que afrontar cada cliente con un consumo medio pasaba de 50 euros al año a 30 euros, según cálculos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).
Eso ahora ha quedado en papel mojado. Tras la nueva subida aprobada por el departamento que dirige José Manuel Soria, del 18%, los efectos que pudiera tener para los pequeños ahorradores ese movimiento se reducirán al mínimo. “Al final pagan los de siempre”, asegura un directivo de una empresa mediana del sector. “Ya no hay manera de ahorrar en el recibo de la luz”, sentencia.
Industria da explicaciones
El ministerio del ramo tuvo que salir ayer a dar explicaciones sobre la decisión adoptada el viernes. De acuerdo con la nota oficial, el efecto de la medida es justo el contrario. Industria señaló que "el Gobierno ha modificado la ponderación de las partes fija y de consumo para que no se penalice a los clientes que más consumen, como se venía haciendo los últimos años".
Según las explicaciones de Industria, desde el año 2004 hasta 2011 el recibo de la luz aumentó para una familia media con dos hijos en más del 65%, frente a 'sólo' el 53% para las viviendas vacías o de segunda residencia. Ahora, reconoce Industria, pesará más la parte fija del coste de la factura que antes. “Esta reponderación no supone un aumento de la factura sino una transferencia entre consumidores a favor de aquéllos que más consumen”, ha explicado el ministerio.
Para quién es una buena noticia es para las eléctricas, que llevan mucho tiempo insistiendo ante los poderes públicos que producir y transportar electricidad en España es un negocio ruinoso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario