viernes, 21 de marzo de 2014

Iberdrola, la jugada perfecta

Iberdrola, la jugada perfecta. ¿Por qué el líder de eólica en España pretende eliminar las primas a las renovables?
La Asociación Eólica Española parece que está en pie de guerra contra el Gobierno por la Reforma Energética, pero sin embargo ha procedido a una retirada paulatina de las diferentes plataformas que se muestran contrarias a dicha reforma. Ha desaparecido de las plataformas de autoconsumo, se ha alejado de compañeros de viaje relacionados con la energía solar fotovoltaica, y ha emprendido una lucha por su cuenta y riesgo... ¿Por qué? Por el gran peso que tienen en dicha asociación las eléctricas, con Iberdrola Renovables a la cabeza.
Iberdrola aboga por un marco regulatorio que le permita aumentar sus beneficios, y el actual no lo consigue. Con una energía eólica primada que entra con preferencia en la red a un coste 0, el precio del pool eléctrico cae, y más en una época de caída de la demanda, con en la recesión actual. Sin embargo, si analizamos la actuación de Iberdrola, queda muy claro qué es lo que pretende.
En el mercado actual de primas, las fuentes no gestionables de energía como la nuclear (sí, he dicho bien, no estoy loco, la nuclear NO es gestionable, o está al 100% o está parada, y si para, necesita mucho tiempo para arrancar), las fuentes comprometidas como la hidráulica o el carbón, y sobre todo, las fuentes renovables, entran a un coste 0 en el sistema. Las primeras porque necesitan sí o sí conectarse al sistema, juegan con esa desventaja. Las segundas porque tienen que entrar obligadas, y las terceras porque entran por ley.
Y la mayor parte del mercado eléctrico se encuentra cubierto por todas estas fuentes, sobre todo los meses de más viento y para cuando entran otras fuentes, como el gas, que es el que sube el precio del pool, la demanda ya está cubierta. Y se produce una paradoja. Aunque la energía está baratísima en generación, debido a las primas comprometidas, al coste de distribución y transporte, a la deuda consignada como déficit de tarifa y a los impuestos, el precio de la energía sube, debido a la caída de la demanda. O sea, hay unos costes fijos a repartir y menos KW contratados y KW·h consumidos entre los que repartirlos, por lo que tocan a más.
Pero, ¿Qué pasaría en un mundo sin primas? Pues que la fotovoltaica y una parte importante de la eólica desaparecerían, y el resto de la eólica entrarían a cotizar al pool. Ya no entrarían a coste 0, sino que las eléctricas como Iberdrola a través de su filiar tendrían una nueva herramienta para controlar el precio del pool, que simplemente manteniéndolo por encima del precio primado haría que ganaran exactamente lo mismo que con primas en la parte eólica, y aún manteniéndolo por debajo del precio primado, conseguirían en su conjunto aumentar los beneficios del conjunto del pool, de cuyas centrales de producción son en su mayoría propietarios.
¿Y ese odio cerval a la fotovoltaica? Sencillo. La solar le roba 5 GW de potencia en horas punta, sobre todo en los meses de menos viento, en los que los ciclos combinados marcan el precio del pool. No es necesario extenderse más.
Iberdrola está modelando un nuevo sistema energético a través de unos subnormales que no se enteran de la jugada, o que se enteran demasiado. Mientras Iberdrola esté al frente del sistema eléctrico, no habrá primas a las renovables, no habrá autoconsumo, habrá peajes de respaldo, de acceso y de enganche y el mercado autodenominado libre les enriquecerá, mientras que por el contrario el Estado Español será quien se vea obligado a indemnizar a todos los muertos que la eléctrica va arrasando a su paso.
Así sí se entiende la postura mojigata de la Asociación Eólica Española en referencia a la reforma eléctrica, donde se muestra un sector en pie de guerra, los fabricantes y promotores independientes, pero con los promotores ligados a las eléctricas respirando tranquilos.
Fuente: http://domingoplumaroja.blogspot.com.es
Publicado por Domingo Plumaroja

No hay comentarios:

Publicar un comentario