sábado, 25 de julio de 2015

Claves para entender la nueva tarifa de la luz

Tales de Mileto, William Gilbert, Benjamin Franklin, Edison… todos ellos poco sabían cuando hicieron sus descubrimientos sobre la electricidad que muchos años después esta energía traería tantos quebraderos de cabeza. A lo largo de los últimos años los consumidores han experimentado subidas en el precio de la luz, lo que ha provocado que la llegada de la factura de la luz fuese un temido momento.
El sistema que se seguía para estipular el precio de la luz, estaba basado en una subasta que se celebraba de manera trimestral y en la que intervenían las compañías eléctricas y otros intermediarios. Todos ellos pujaban en esta subasta y se fijaba un precio para el componente energético de la factura. Este sistema derivó en un aumento exagerado del precio durante el primer trimestre del año, por lo que el Gobierno decidió intervenir con una reforma eléctrica con la que eliminar estas subastas y fijar el precio según la demanda de luz de cada momento.
¿Cómo se fija el precio ahora?
La nueva forma de fijar el precio está vigente desde el 1 de abril. El precio final de la luz es el resultado de dos componentes, el fijo y el variable. El componente fijo es el relativo a la potencia contratada, es decir a cada kilovatio que se haya establecido en el contrato. Por otro lado, el componente variable es el relativo al consumo de cada kilovatio. Ambos componentes cambian, ya que el término fijo ve aumentado su precio y el término variable será ahora más variable que nunca (valga la redundancia), ya que el precio se establecerá en función de la demanda de luz que haya en cada momento.
Ahora la luz tendrá un precio cada hora del día, lo que supone que a efectos prácticos se establecerán 24 tarifas distintas en un mismo día. Desde el Ministerio estiman que los consumidores pueden beneficiarse de un ahorro 4,3% en la factura, aprovechando los momentos en los que el consumo de la luz tiene un precio más bajo.
El precio de la luz se podrá conocer a través de diferentes fuentes, a través de la Red Eléctrica de España (REE), a través de la página web del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, a través de la Omie (gestora de las antiguas subastas) o bien a través de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Se podrá conocer con poca antelación, pero quizá sea la suficiente como para amoldar el consumo a los precios más bajos.
¿A quién le afecta esta reforma?
Esta nueva forma de fijar el precio de la electricidad afectará a todos aquellos hogares que disfrutasen de una tarifa regulada, la llamada TUR. A partir de ahora estos consumidores estarán bajo una tarifa llamada Precio Voluntario del Pequeño Consumidor (PVPC) en la que el precio se estipula de la forma anteriormente explicada.
Las personas que estuviesen bajo la tarifa de del Bono Social, seguirán acogidas bajo esta tarifa, ahora llamada TUR (la tarifa regulada). En este caso, los consumidores con Bono Social tendrán un descuento del 25% sobre el precio final de cada hora.
Contador inteligente
La reforma eléctrica trae consigo la necesidad de disponer de un contador inteligente que sea capaz de mostrar el consumo y el precio de cada hora. No es hasta finales de 2018 cuando todas las casas deban tener un contador inteligente. Si eres de los que tienen un contador analógico, el precio de la luz será el resultado de una media diaria en vez del precio exacto de cada hora.
Nuevas tarifas
Los cambios traen consigo más cambios y esta reforma no iba a ser menos. Las compañías eléctricas han propuesto tarifas fijas anuales, de modo que según la potencia que se tenga contratada, establecen un precio cerrado anual. Con estas tarifas los sustos en la factura se eliminan por completo, ya que se sabrá cuánto se va a pagar de manera previa. Hay quien opina que estas tarifas que inicialmente se han planteado son demasiado caras, y que será cuestión de tiempo que las compañías ajusten sus propuestas.
Sea como fuere, las opiniones sobre esta nueva forma de fijar el precio de la luz son de lo más dispares, desde el Ministerio apuntan a que los usuarios que más consumo de luz hagan podrán beneficiarse de un significativo ahorro, pero asociaciones de consumidores como la OCU afirma que los más perjudicados son los que consumen poco ya que el término fijo se aumenta. En definitiva se trata de una forma de establecer el precio en la que pueden darse dos situaciones, que realmente se termine pagando un precio barato o bien todo lo contrario, que la factura sea realmente elevada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario